Tradición arrocera en Sevilla: Calidad, producción y gastronomía

Sevilla es el primer productor de arroz de nuestro país. Con casi 1.000 explotaciones en toda la comarca, aporta más del 40% del total español. Calidad, producción y gastronomía se unen en las marismas del Guadalquivir.

Las marismas y el vínculo del arroz con el agua

Las marismas del Bajo Guadalquivir, ocupando parcialmente el Parque Natural de Doñana, configuran el hogar del arroz sevillano. El margen derecho del río concentra su producción y se extiende por los municipios de Isla Mayor, Puebla del Río, Los Palacios y Villafranca y Aznalcázar principalmente.
En la antigüedad, este terreno estaba cubierto por un lago al que los romanos denominaban Lagus Ligustinus. Con el tiempo fue perdiendo profundidad debido al arrastre de materiales del río, dando lugar a una marisma y con ella, toda una fuente de nuevos recursos. Su forma plana, su proximidad al nivel del mar y la naturaleza impermeable de los materiales de su subsuelo hacen posible la existencia de esta gran superficie cultivable.
La siembra del arroz en la zona tiene lugar durante mayo/junio en función de las precipitaciones de los meses previos, pues a pesar de su estrecha relación con el agua, necesita de tierra seca para ello.
El 60% de la producción pertenece a la variedad índica o de grano largo, mientras que el 40% restante es de producción japónica o grano redondo.

La historia del arroz sevillano

Hasta la Guerra Civil, los terrenos que hoy son cuna de este cereal habían servido históricamente -salvo fallidos intentos de cultivar arroz- de pastizal para el ganado de los pueblos vecinos y de otros lugares como Extremadura. Será la necesidad de recursos con que paliar el déficit alimentario y el traslado de arroceros valencianos a las marismas sevillanas, una vez acabada la contienda, cuando esta comarca andaluza comience a configurarse como la conocemos hoy.

El arroz en la cultura gastronómica de la comarca

La tradición arrocera ha ido dejando su inevitable huella en los recetarios de las poblaciones sevillanas ligadas a él. Productos del mar y de la tierra acompañan a este cereal en combinaciones que pasan de generación en generación por su extraordinario sabor.
Es el caso de arroz con gurumelos típico de Aznalcázar. Un arroz meloso que se complementa a la perfección con la seta de primavera por excelencia del sur de la península.
Pero si hay una materia prima con la que el arroz ha casado bien en estos municipios son los pescados y crustáceos de río, con los que comparte un origen común. Así, en Isla Mayor nos encontramos con el arroz con colas de cangrejo, conjugando a la erfección arroz y cangrejo rojo americano. En Coria del Río, los camarones hacen de perfecto acompañante del arroz en una sabrosa receta tradicional.
La carne de ave también aparece ligada al cocinado típico de este cereal. Mientras que en La Puebla del Río hacen gala de su arroz con pato de Doñana, visitar Los Palacios y Villafranca implica no perderse su arroz caldoso con perdices.

legumbres

HACIA UNA SALUD DE HIERRO: ALIMENTOS RICOS E INHIBIDORES DE ESTE MINERAL

3 aspectos previos a tener en cuenta

Al comenzar a hablar de este mineral, una de los primeros aspectos que debemos conocer es que desempeña una tarea fundamental en nuestro organismo: como componente de la hemoglobina, es responsable del trasporte del oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo. También es esencial en la elaboración de hormonas y tejidos conectivos.
Pero no todo el hierro que tomamos es igual. Debemos diferenciar entre el hierro hemo y el no hemo. Como su propio nombre indica, el hierro hemo es el contenido en la sangre de productos de origen animal. Por su parte, encontramos el no hemo en una gran variedad de vegetales.
Otra apreciación importante que tenemos que hacer llegado este punto es que solo alrededor de un 10% del hierro que consumimos en nuestra dieta es absorbido por el organismo. Además, ocurre que el hierro de procedencia vegetal lo hace en una cantidad inferior al de tipo hemo.

Fuentes naturales de hierro

La cantidad diaria recomendada de hierro en hombres adultos ronda los 8 mg al día, elevándose a 18 mg/día en el caso de las mujeres. Veamos la riqueza de este importante componente para nuestra salud en algunos de los alimentos que nos rodean día a día.

  • Moluscos: con hasta 24 mg de hierro por cada 100 gr, las almejas y los berberechos son un verdadero tesoro en lo que a este mineral se refiere. Los mejillones con 4,5 mg por cada 100 gr también suponen una fuente muy interesante. Recetas como esta de Ostras con Bloody Mary, Apio y Manzana (que puedes intercambiar por navajas, almejas o berberechos a tu gusto) o esta de Mejillones al Vapor con Crema de Curry, Manzana y Jengibre nos ponen muy fácil llegar a las necesidades diarias recomendadas de hierro.
  • Vísceras: los riñones, el hígado de origen vacuno o la morcilla son muy ricos en hierro hemo con aproximadamente 8 mg, 9 mg y 19 mg por cada 100 gr respectivamente.
  • Legumbres: con las lentejas, la soja o los garbanzos, además de ser económicos, tendremos un aporte de hierro de 7, 8 y 6.7 mg respectivamente por cada ración de 100gr.
  • Cereales y frutos secos: pipas, pistachos, avellanas o almendras nos pueden proveer de cantidades interesantes de este preciado mineral -6,5, 7, 4,5 y 4 mg /100 gr respectivamente-. Por su parte, el hierro contenido en los cereales oscila entre los 7 y los 12 mg / 100 gr. Sin embargo, la fibra presente en ellos puede actuar como obstáculo a la hora de que nuestro cuerpo pueda aprovechar sus beneficios. Para potenciar su absorción, prestaremos atención a una serie de alimentos “potenciadores”.

Alimentos que interfieren o mejoran su absorción

Como ya hemos indicado, nuestro cuerpo encuentra mayores dificultades a la hora de asimilar el hierro no hemo que el de procedencia animal. Sin embargo, con nuestra alimentación podemos contribuir a que esta absorción sea algo mejor:

  • Vitamina C: incorporando alimentos ricos en vitamina C en la propia comida o durante el postre -cítricos como la naranja o el kiwi, las fresas u hortalizas como los pimientos o los tomates de esta Ensalada de Tomates y Mojama de Atún-.
  • Café y té: los taninos presentes en estas dos bebidas, por el contrario, actúan como inhibidores dificultando en gran medida la asimilación del hierro, especialmente el no hemo. Por ello se recomienda no tomarlos durante las comidas o inmediatamente después.
  • Lácteos: las sustancias alcalinas presentes en estos productos interfieren en la absorción del hierro, siendo mejor su consumo separado de los alimentos que lo contienen.

6 FRUTAS TROPICALES QUE ESTÁN CONQUISTANDO NUESTRO PALADAR

Hay más variedades de las que podríamos llegar a enumerar en este post o tan siquiera imaginar. Ofrecen todo un mundo de posibilidades gastronómicas y son muy valoradas en el ámbito culinario por sus propiedades nutricionales, su apariencia llamativa y todo un rango de sorprendentes sabores.
Algunas han pasado a formar parte de nuestros mercados y nos han conquistado como ya hicieran el kiwi o el aguacate treinta años atrás, dos ejemplos de frutas que en su día nos resultaron extrañas y lejanas.

¿Frutas tropicales o frutas exóticas?

Lo que caracteriza a las frutas tropicales no es el área geográfica donde crecen sino el clima que las rodea. Es decir, se trata de un factor climático más que geográfico. Crecen en ambientes tropicales o subtropicales al abrigo de temperaturas cálidas y constantes, con mínimas en invierno que no suelen descender de los 6ºC.
El término frutas exóticas, por su parte, no hace más que referencia a aquellas de origen extranjero y que, por tanto, resultan desconocidas y extrañas.
La mayoría de frutas tropicales o exóticas proceden de América del Sur, el Caribe, países orientales o África, pero no son los únicos.

Cultivo en España

Una parte de la fruta tropical que se consume en España y el resto de Europa tiene su origen en Andalucía. En concreto, en la Costa Tropical que discurre entre el litoral de Málaga y Granada bañado por el Mediterráneo.
El microclima que define a esta zona, con más de 300 días de sol al año y su características térmicas especiales, la hacen idónea para el cultivo de una gran variedad de estas frutas, siendo el aguacate y el mango los productos estrella.

Variedades que comienzan a conquistarnos

393377-PCF5IF-9001. Pitahaya o Fruta del Dragón: fruta tropical de origen mexicano, cuyo cultivo se remonta a los aztecas. Se consume en crudo y sorprende tanto por su aspecto exterior como interior.
Su sabor recuerda al agua azucarada y la podemos encontrar en su versión roja u amarilla. Es rica en agua, azúcares y minerales.

lychee-3064709_6402. Litchi: de origen chino, se caracterizan por una pulpa translúcida, de sabor muy dulce y cuya textura recuerda a la de la uva.
Son jugosos y refrescantes y podemos encontrarlos en conserva y cada vez más, en fresco.

mangosteen-2126750_6403.  Mangostán:  considerado todo un manjar en Asia, es una fruta muy cotizada por su textura y sabor.
Del tamaño de un tomate, tiene una cáscara púrpura y su pulpa es de color blanco con semillas en su interior. De gusto meloso y dulce.

Mango with Passion fruit smoothie by fresh ingredients4. Maracuyá o Fruta de la Pasión: fruto procedente de una planta en forma de arbusto-enredadera. Su interior está compuesto por pequeñas bolsitas de líquido con gran número de semillas y un gusto que resulta intenso y agridulce.
También la encontramos en dos variedades: morada y amarilla. El maracuyá nos resulta más conocido por su actual aplicación a helados, yogures, bebidas…

kumquats-3399712_6405. Kumquat o Naranja Enana: originario de Asia, es conocido como el cítrico más pequeño del mundo, con un tamaño que no supera los 3 centímetros. Se puede consumir con la piel, lo que hace que su sabor oscile entre el dulce acidulado de ésta y el punto amargo de su pulpa.
Es utilizada para acompañar carnes grasas, preparar mermeladas o postres, entre otros.

starfruit-1530148_12806. Carambola: de sabor dulce, su carne es crujiente y jugosa.
Suele emplearse como elemento decorativo debido a su peculiar forma de estrella. Como extra: su alto aporte de vitamina C.

NUTRIENTES BÁSICOS DE NUESTRA DIETA: QUÉ DICEN LAS RECOMENDACIONES OFICIALES

A menudo escuchamos hablar de la cantidad de nutrientes que debe contener nuestra alimentación para ser saludable, pero ¿conocemos cuáles son estas recomendaciones exactamente?
Sabemos que una dieta equilibrada depende, en gran medida, de las características personales de cada individuo (edad, sexo, condiciones físicas y de salud, actividad diaria…): el valor calórico total (relación entre calorías consumidas y gastadas) y el consumo de todos los grupos de nutrientes necesarios para el desempeño de nuestro organismo son más que claves para alcanzar una correcta alimentación.
Sin embargo, pautas como las ofrecidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud), la EFSA a nivel europeo (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) o la FDA (Food and Drug Administration) estadounidense nos sirven de orientación y base para lograr que nuestra dieta sea lo más saludable posible.

Hidratos de carbono o carbohidratos

Suponen la fuente de energía de nuestro organismo y en ellos se incluyen la fibra, almidones y azúcares.
Los organismos oficiales sitúan la ingesta recomendada de carbohidratos entre el 45-60% del total de calorías consumidas durante un día. De este porcentaje, los azúcares libres no deberían sobrepasar el 5-10%.
En cuanto a la fibra dietética, cuyos beneficios en adultos comprenden, además de los asociados al intestino grueso, la reducción del riesgo de enfermedades de corazón y de la diabetes tipo 2, se aconseja tomar entre 25-30 gramos diarios.

Proteínas

Las proteínas son los principales componentes estructurales de nuestras células. Durante la digestión, se descomponen en aminoácidos y nuestro cuerpo las reconstruye para sus necesidades específicas.
Las proteínas deberían representar hasta el 15% en la dieta. Para ser más exactos, los niveles aconsejados varían según edad, género y peso, siendo el promedio de 0,8 gramos de proteínas por cada kilogramo de peso corporal y día.
Además, se recomienda que al menos la mitad de ellas sean proteínas de alto valor biológico, procedentes de productos animales y de origen vegetal mediante la adecuada complementación de cereales y legumbres.

Lípidos o grasas

Son necesarios en una dieta equilibrada. Deben encontrarse entre el 20% y el 35% del consumo calórico diario. De este porcentaje, nos recomiendan limitar las grasas saturadas al 10% y prescindir de las grasas trans al completo, sin llegar a representar más del 1%.
Se aconseja sustituir las saturadas y trans por ácidos grasos mono y poliinsaturados, sin saturación artificial de hidrógeno extra. Podemos hallar estas últimas en alimentos como el pescado y los aceites vegetales.

Sodio

5 gramos diarios es la cantidad máxima aconsejada de sodio al día, o lo que es lo mismo, una cucharadita de sal.
Los alimentos procesados (aquellos que han sido fabricados mediante un proceso industrial) contienen generalmente elevadas cantidades de sodio, por lo que se recomienda prestar especial atención a la información nutricional de sus envases. Puedes consultar nuestro post acerca de Cómo leer el etiquetado de los alimentos para conocer más información al respecto.

aceite de oliva

¿QUÉ ACEITE DE OLIVA DEBO UTILIZAR?: PEQUEÑA GUÍA DE MARIDAJE

En España se cultivan más de 260 variedades de aceituna, que dan lugar a un número aún más elevado de aceites de oliva virgen extra, cada uno de los cuales con unas cualidades organolépticas propias.
Si bien es cierto que en gustos no hay nada escrito, sí que podemos establecer una pequeña guía que nos ayude a sacar todo el partido a nuestro “oro líquido” en función de cuáles sean nuestras elaboraciones.

Las variedades más empleadas

Picual

Es la variedad más abundante en España y en el mundo. Su nombre hace referencia a la forma de pico que presenta la aceituna de la que se extrae.
Sensorialmente, es un aceite de gran personalidad y el más intenso de cuantos vamos a hablar. Con frutado verde, su sabor es de un amargor y picor pronunciados.
Es ideal para preparar frituras y guisos largos por su gran resistencia a las altas temperaturas y estupendo para la conservación de alimentos debido a su alta estabilidad (resistencia a la oxidación). En tostadas, ensaladas y salmorejos, puede aportar un punto interesante cuando lo que buscamos es un resultado más acentuado.

Arbequina

Es una variedad característica de Cataluña, aunque su cultivo se ha extendido prácticamente a toda España. Se trata de un aceite muy fluido, con aromas frutados a manzana, plátano y almendra. De sabor dulce, en él los tintes amargos o picantes son casi inexistentes, por lo que podríamos decir que se encuentra en el extremo opuesto del picual.

Su gusto suave lo hace perfecto para ser utilizado en crudo en vinagretas, en salsas como la mayonesa o en repostería. También es muy adecuado para el marinado de pescados y cremas frías como el gazpacho si se desea dar un toque no tan pronunciado.

Cornicabra

Constituye la segunda variedad española en cuanto a superficie cultivada (Toledo, Ciudad Real, Madrid, Cáceres y Badajoz). Recibe ese nombre por la forma curvada de la oliva, que recuerda a un cuerno de cabra.
Aceite muy aromático, se encuentra en un punto medio de picante y amargor. Posee, además, frutado de aceituna y otras frutas entre las que destaca la manzana.

Se trata de la segunda variedad más estable, después de la picual, por lo que se puede utilizar para salteados y frituras cortas. Perfecto para elaborar masas (pan, pizza, empanadas, churros) y para aportar sabor a ensaladas, tostadas o verduras gracias a sus aromas frescos en intensos.

Hojiblanca

Cultivada fundamentalmente en las provincias de Málaga, Córdoba, Granada y Sevilla.
Muy reconocible por su color verde dorado, se caracteriza por una entrada dulce en boca, pero con un amargor ligero y un picor final muy localizado.
Resulta también muy interesante para tomar en crudo, con crustáceos, para acompañar pastas y emplear en salteados.

Picudo

Es una de las grandes variedades andaluzas, sobre todo en Córdoba, Granada, Málaga y Jaén. Aunque su nombre es similar, sus propiedades distan bastantes de la variedad picual.
Su aceite se ubica en la gama dulce, con ecos amargos y picantes bastante atenuados. Además, posee notas frutadas a manzana y sabor almendrado. Es idóneo para elaborar salsas de tomate o pasta, guisos de estofados y da también muy buenos resultados cuando se utiliza en pastelería.

5 INGREDIENTES PRINCIPALES QUE PUEDES SUSTITUIR POR OTROS

Intolerancias a componentes alimenticios como la lactosa o el gluten; el vegetarianismo, veganismo o cualquier otra filosofía personal de alimentación; o simplemente, darnos cuenta a última hora de que nos falta un imprescindible en la receta que estamos a punto de elaborar, son algunas de las razones por las que conocer opciones con las que sustituir un ingrediente por otro puede sacarnos de más de un pequeño apuro.

El huevo

Ya descubríamos las propiedades especiales del lino cuando hablamos de él en “Los nuevos cereales: verdaderos tesoros vegetales”:
Mezcla una cucharada de semillas de lino molidas con tres de agua u otro líquido del tipo leche vegetal y déjalas reposar durante 10 minutos. El lino adquirirá una consistencia viscosa muy similar a la del huevo con su misma capacidad aglomerante.
Lo mismo ocurre con la chía. En contacto con un líquido (siempre cuatro cucharadas por cada una de semillas) forma un gel mucilaginoso con las mismas propiedades ligantes y espesantes que la clara del huevo. Mantenlas en remojo al menos 2 horas.
Otro ingrediente que está muy presente en dietas veganas y vegetarianas y que podemos emplear como reemplazo del huevo es el tofu: 60 gramos de este ingrediente machacado equivaldrá a 1 huevo.
Cuando de repostería y pastelería se trata, la compota de manzana puede ser un gran aliado: además de proporcionar a nuestros postres una textura húmeda y suave muy rica, el dulzor que nos aporta esta fruta hará que necesitemos agregar menos cantidad de endulzante, resultando una opción más saludable.

Crema o nata

Para reemplazar la crema o nata de tus elaboraciones, mezcla ¾ partes de un vaso de leche con ¼ de mantequilla derretida. En bizcochos o similares, como este de bizcocho de enebro y avellanas con cremoso de chocolate y granizado de café.
El queso fresco, ricotta, mascarpone o queso de untar y el yogur,son también estupendas alternativas.

Azúcar

Un sustituto natural que encontramos para el azúcar es la miel. Eso sí, utilizaremos un 20% menos de la cantidad de azúcar especificada en la receta para evitar un resultado demasiado dulce.
Si lo que buscamos es una alternativa para personas con diabetes, haremos una mezcla a partir de 2 medidas de leche en polvo, 2 de maicena y 1 medida de stevia, edulcorante natural que podemos encontrar en el mercado en distintas proporciones.

La harina

La maicena o fécula de patata pueden hacernos las veces de harina (90 gramos de las primeras por cada 130 gr de la segunda).
Si tenemos harina corriente y lo que necesitamos es harina de repostería, añadiremos una cucharada y media de levadura química y media cucharadita de sal para obtener una harina preparada.

La leche

Las bebidas vegetales (denominadas así por ley) son cada vez más numerosas y variadas y una socorrida y sana solución para los intolerantes a la proteína de la leche convencional.
½ vaso de leche condensada junto a medio de agua es otra de las alternativas con las que podemos contar.
En bizcochos, podemos sustituir la leche por la misma cantidad de agua o zumo de fruta. Después, añadiremos dos cucharadas de yogur a nuestra masa para conseguir ese toque de cremosidad.

cajon de verduras de un frigorifico

EL ORDEN EN EL FRIGORÍFICO: HACIA LA CORRECTA CONSERVACIÓN DE LOS ALIMENTOS

Dos son las claves principales para la correcta conservación de los alimentos en nuestro frigorífico: su envasado y la colocación dentro de la nevera.
Cada zona de nuestro frigorífico tiene unas características de temperatura específicas. Y del acierto o no en la ubicación de los productos atendiendo a las necesidades ambientales de cada uno de ellos, dependerá nuestro éxito a la hora de garantizar su vida útil y de evitar la contaminación cruzada.

¿Dónde debemos colocarlos?

Por lo general, la intensidad del frío en las neveras es menor en su parte superior y va aumentando cuanto más abajo, por lo que guardaremos los alimentos duraderos arriba y los más perecederos conforme vayamos bajando:

  • Estante superior. Aquí pondremos los alimentos ya cocinados, restos de comidas y aquellos otros en cuya etiqueta figure la leyenda “conservar en frio una vez abierto”.
  • Parte central. Es el lugar de los lácteos y los embutidos. También de los huevos: a pesar de que suelen guardarse en la puerta de la nevera, esto no es recomendable. Los cambios de temperatura a los que está sometida esa zona, unido al movimiento que se produce al abrirla y cerrarla, pueden provocar grietas, e incluso la rotura de su cáscara, abriendo el camino a los microorganismos.

Consejo: Coloca de arriba a abajo y de atrás a delante los productos de mayor a menor vida útil (fecha de caducidad, elaboración o apertura) y también de menor a mayor uso.

  • Parte inferior. Aquí suelen ubicarse los cajones para la fruta/verdura por un lado, y la carne/pescado por otro.
  1. Frutas y hortalizas: no todas. Es necesario atender a las peculiaridades de cada una de ellas. Por ejemplo, se recomienda mantener los tomates a temperatura ambiente, ya que el frío daña sus membranas y su pulpa se vuelve insípida. Con la piña y el plátano ocurre algo parecido, es preferible dejarlos fuera ya que la baja temperatura impide que las enzimas actúen y los frutos maduren. Las patatas, cebollas y ajos siempre hay que almacenarlos fuera de la nevera.
  2. Cajón carnes y pescados: alimentos crudos y perecederos y productos en descongelación, en envases cerrados y con rejillas inferiores para que no estén en contacto con los líquidos que desprenden.
  • Puerta. Es la parte menos fría. Se colocan las bebidas, conservas, salsas, mermeladas o la mantequilla/margarina.

El segundo factor a tener en cuenta es la forma en que guardamos estos alimentos. Usa recipientes herméticos (dejando en su interior la menor cantidad de aire). El vidrio parece ser la mejor opción para conservar, pues es inerte al contacto con alimentos, no se oxida, es impermeable a los gases e ideal para ser reutilizado.
Consejo: Si se abre un producto y no se consume en su totalidad, se debe retirar el envase original y trasladarlo a un recipiente más adecuado.

LOS NUEVOS CEREALES: VERDADEROS TESOROS VEGETALES

Semillas y cereales (o pseudocereales) como la chía, la quinoa o la espelta han pasado a formar parte del vocabulario común y no es extraño oír hablar de sus bondades y beneficios.
Sin embargo, no son los únicos alimentos vegetales considerados verdaderos tesoros por las propiedades que pueden aportarnos y que además pueden resultar una opción muy interesante a la hora de elaborar platos y recetas.
Estos son algunos de los cereales y semillas quizás menos conocidos y que suponen verdaderas fuentes de nutrientes a tener en cuenta:

El lino

Las semillas de lino son ricas en antioxidantes y ácidos grasos (omega 3 y omega 6), pero destacan sobre todo por su alto contenido en fibra. Sus dos variedades más consumidas son las de tono dorado y marrón/rojizo. Una particularidad muy interesante del lino es que puede llegar a utilizarse como sustituto del huevo: al igual que ocurre con la chía, cuando entra en contacto con agua u otro líquido adquiere una textura viscosa similar a la clara del huevo con parecidas propiedades ligantes y espesantes.
La mayoría de los expertos en nutrición recomiendan consumirlas molidas porque son más fáciles de digerir, asegurándonos así de que obtenemos todos sus nutrientes.

Tritordeum

Es una nueva especie de cereal relativamente reciente que se define, además de por sus propiedades, por su filosofía basada en el respeto de los principios de agricultura sostenible. Se cultiva principalmente en España (Aragón, Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Cataluña), Italia y sur de Francia.
Posee altos niveles de fibra dietética, luteína – un antioxidante relacionado con la salud ocular- y ácidos grasos mono insaturados como el ácido oleico. Además, a pesar de contener gluten, se considera más digestivo que el trigo. A remarcar: su sabor más dulce, su aroma agradable y su llamativo color dorado (debido a la luteína).

Enkir

Es uno de los cereales más antiguos que existen a pesar de que pueda parecernos toda una novedad. En España, se le conoce con el nombre de escanda o escaña. Al igual que la espelta, tiene el grano vestido (lo que dificulta y encarece su molienda) y necesita pocos cuidados. Es, además, naturalmente muy resistente a plagas y enfermedades, lo que lo hace idónea para el cultivo ecológico.
Rico en proteínas y betacaroteno (vitamina A), posee un bajo perfil de gluten. Su harina produce panes de un sabor, color y aroma muy distintivos.

¿Has probado alguno de estos cereales y semillas? ¿Eres fiel consumidor de algún/a otro/a desconocido hasta el momento para el gran público? ¡Cuéntanoslo en los comentarios, estaremos encantados de leerte!

CHOCOLATE: 4 COMBINACIONES QUE TE SORPRENDERAN

El 13 de septiembre se celebra el Día Mundial del Chocolate, ¿sabes por qué? Porque coincide con el nacimiento de Roald Dhal, autor de la obra Charlie y la Fábrica de Chocolate.
Es de México de donde nos llegó este alimento tan indispensable en nuestra dieta, al igual que su nombre, ‘xocolatl’ en lengua nahuatl. Y es también de este país de donde vinieron las recetas más variadas. Y sí, no todas eran dulces.
Y como siempre hay una excusa perfecta para sacar un poco de chocolate de la despensa, desde Abantal queremos rendir nuestro homenaje particular con estas 4 combinaciones que no pasarán desapercibidas. Toma nota.
Las 4 combinaciones que tienes que probar:
1.    Ácido
El chocolate blanco es una de las variedades que mejor combina con los sabores ácidos. Aunque no contiene chocolate, excepto la manteca de cacao, su sabor dulce combina a la perfección con matices de limón y algunos vinagres, como el balsámico de Módena. ¿Has probado a hacer una sopa de chocolate blanco con ganache de vinagre y bizcocho de anís?
2.    Especias
Aunque cueste creerlo, el chocolate no es exclusivo de la repostería, y es que, su sabor característico casa muy bien con algunas especias: vainilla, canela, pimienta o clavo. ¿Y si añades un toque de curry o enebro? Las posibilidades son tan variadas como inolvidables.
3.    Panes
¿Quién no ha disfrutado en su infancia de chocolate con pan? La suma de matices dulce-salado es todo un descubrimiento en el chocolate y con un producto estrella como el pan no iba a ser menos.
4.    Carnes
¿Platos salados con chocolate? Sí, las carnes blancas de aves, por su sabor suave, son perfectas para acompañar con chocolate. También podemos atrevernos con los guisos o agregar un toque picante. Sorprende a tus invitados con unos canelones de perdices con salsa de chocolate.
¿Conocías estas ideas? ¿Te atreves con alguna de ellas o con todas?

Vitamina D, ¿Dónde encontrarla?

Todo el mundo habla de la vitamina D pero, ¿qué es? ¿Para qué sirve? Esta vitamina nos ayuda a asimilar el calcio en nuestro organismo, haciendo nuestros huesos más resistentes, algo esencial para nuestra salud.
La D es diferente de las otras vitaminas, ya que la principal fuente la encontramos en la luz solar. Los expertos afirman que 15 minutos al día de exposición solar son suficientes para tener la cantidad que nuestro cuerpo necesita.
Pero como somos lo que comemos, existen alimentos que contienen este componente de manera natural y puede ayudarnos a incrementar su ingesta en caso de déficit.

Pescado azul y vitamina D

Pese a su enorme importancia, son pocos los alimentos en los que este componente está presente de manera natural. No obstante, el aporte diario de vitamina D debería estar entre 800 y 1000 UI (Unidad Internacional, estándar utilizado para medir vitaminas como la D, A o E).
El pescado azul, del que podemos disfrutar en temporada, es una interesante fuente de vitamina D que no podemos olvidar en la lista de la compra, ya que su aporte en nutrientes es básico en una dieta saludable.
 
1.    Salmón: este pescado azul aporta unos 320mg por cada 100g en su versión enlatada. Como producto fresco o ahumado también es una fuente de vitamina D. Puedes probar a acompañarlo con un arroz de cítricos con salsa rosa.
2.    Caballa: 100 he de caballa aportan el 80% de la vitamina D que necesitamos diariamente, es por eso, que esté pescado graso se hace indispensable si necesitas un extra de este elemento. Acompañala con remolacha y un salteado de judías verdes y cebolla al oloroso.
3.    Atún:  muy parecido a la caballa, el atún es un pescado muy codiciado por su sabor y su aporte nutricional. ¿Lo has probado con crujiente de anís y agridulce de ciruelas pasas?
4.    Sardinas: aportan 180mg por cada 100g. Tanto enlatadas como al natural son una buena fuente de vitamina D, proteínas y Omega 3. Rellenas de espinacas esparragás y con sopa de tomate son deliciosas.
 
Apúntalos bien y que no falten en tu dieta para tener unos huesos fuertes y sanos.